Cadena de oro 18k

Anillos de compromiso de diamantes para hombres

El oro sigue siendo una de las opciones más populares para la colocación de anillos de compromiso, y una excelente opción para un aspecto que es a la vez intemporal y asequible. Puede que se pregunte «¿debo elegir oro de 14k o de 18k para mi anillo de compromiso? El oro puro es demasiado blando para el uso diario y no resistiría el paso del tiempo como engaste de un anillo de compromiso. El oro de la montura del anillo de compromiso se mezcla con otros metales, como la plata, el cobre, el níquel y el zinc, para que la joya sea más duradera. El quilataje se refiere al porcentaje de oro puro en la aleación: el oro de 18 quilates contiene un 75% de oro, mientras que el de 14 quilates contiene un 58,3% de oro. El oro de 14 quilates es más asequible que el de 18 quilates, ya que contiene menos oro puro en el metal, y al contener un mayor porcentaje de metales aleados proporciona más durabilidad y resistencia al desgaste. El oro de 14 quilates puede ser una excelente opción para quienes tienen un estilo de vida más activo. El oro de 18 quilates tiene un aspecto más brillante y vivo. ¿Tiene curiosidad por saber cómo son los oros de 14 y 18 quilates uno al lado del otro? Le hemos ayudado. Vea a continuación una comparación de los anillos de compromiso de oro blanco, amarillo y rosa de 14k y 18k.

Cadena plana estrecha – 26″ / 24k

Si está intentando averiguar cuál es el «mejor» tipo de joya de oro que puede comprar, la respuesta no es tan sencilla como parece. Al igual que los diamantes se miden por las cuatro C, el oro se mide en quilates. Esta unidad de medida nos indica el porcentaje de oro de una pieza.

El protagonismo del oro en el mundo de la alta joyería es insuperable. Sin embargo, el oro puro se combina a menudo con metales adicionales como la plata, el cobre, el níquel y el zinc, que proporcionan al oro naturalmente blando la fuerza necesaria para elaborar pendientes, pulseras, collares, etc. 18K y 14K son los tipos de oro más habituales en joyería.

La cantidad de quilates no sólo determina el prestigio y el precio del oro, sino también su coloración. Dicho esto, determinar el mejor quilataje de oro para usted depende de mucho más que la pureza del oro y el precio. Para responder a esta pregunta, debe tener en cuenta el tipo de joya, la frecuencia con la que la va a usar, lo que va a hacer cuando la use, la coloración y mucho más.

También conocido como «el estándar del oro», el oro de 24 quilates es 100% puro. Aunque muchos pueden pensar inicialmente que esto hace que 24K sea el «mejor» oro para comprar, no es necesariamente el caso. Esta cantidad de quilates es el 100% de oro, por lo que es el más prestigioso y caro; sin embargo, como le dirá cualquier joyero, es muy raro encontrar joyas hechas de 24K. Esto es porque el oro puro es muy suave y tiende a rayar y a doblar fácilmente haciéndolo impráctico para el desgaste diario en la mayoría de los casos. Hay algunos fabricantes de joyas de oro que han dominado las técnicas para hacer que el oro de 24K sea más rígido, pero es muy intensivo en mano de obra y raro de encontrar en relación con otras aleaciones de oro. Lo más frecuente es que esta cantidad de quilates se utilice en inversiones (esas famosas barras de oro que se ven en las películas), decoración, electrónica y dispositivos médicos.

Collar de cadena de eslabones de trigo de 18 pulgadas

¿Alguna vez se ha preguntado qué significan los números y la letra cuando está pensando en comprar una joya? 18? 24? ¿Y qué significa la «K»? El mundo del oro es muy antiguo, y las normas que rigen su clasificación son igualmente antiguas y, nos atrevemos a decir, inamovibles.

En todo el mundo, el sector de la joyería se rige por unas normas establecidas para que los clientes tengan confianza en lo que compran. Veamos qué significa todo esto y cómo asegurarse de que se trata de un producto auténtico.

La palabra «quilates» se ha utilizado en el mundo del oro durante siglos para describir la pureza del oro en cuestión. El oro al cien por cien se clasifica como de 24 quilates, pero el oro puro es demasiado blando para utilizarlo en la mayoría de los diseños de joyería.

Para poder utilizarlo en joyería, se mezclan otros tipos de metales con el oro puro. El oro de 18 quilates es un 75% de oro puro, mezclado con un 25% de una aleación para reforzarlo. Las aleaciones más comunes son el níquel, la plata y el cobre. El oro blanco de 18 quilates se alea con plata o paladio y, a continuación, se suele chapar con rodio para hacerlo aún más resistente y dar al diseño de la joya de oro blanco un aspecto más brillante.

Collar de micro tenis

Los diamantes se clasifican en una escala de letras que va de la D a la Z: los diamantes D, E o F no tienen color detectable a simple vista; los de grado G, H, I o J son casi incoloros, pero un gemólogo capacitado puede detectar un ligero tinte amarillo. Los diamantes de color J a Z tienen un color amarillo o gris visible a simple vista. Los diamantes con calificación inferior a I tienen un color detectable incluso para el ojo inexperto. Los diamantes clasificados de la J a la M tienen un rastro de color, mientras que cualquier diamante con una N o superior tiene un notable tinte amarillo.

Los gráficos anteriores son gráficos de claridad, que es una representación del número y el tamaño de las inclusiones que suelen estar presentes en los diamantes de un grado de claridad determinado. Busque un gráfico de claridad en un certificado de diamante, o informe de clasificación, para tener una idea clara del número y tamaño de las inclusiones en un diamante en particular. A partir de este mapa, se puede determinar perfectamente la claridad de un diamante sin ni siquiera

Los gemólogos utilizan grados de claridad para describir el número de inclusiones que tiene un diamante. Estos grados van desde impecable (FL) o internamente impecable (IF) a incluido (I3), con los números que indican diversos grados de calidad dentro de un grado (1 es el mejor). Los diamantes más vendidos son los que no tienen inclusiones visibles a simple vista, como VS1 y SI1-2. Los diamantes de esta claridad son mucho menos costosos que los diamantes sin defectos, y no contienen inclusiones que reduzcan el esplendor del diamante.